En el llano también se puede cultivar camarones de mar




La investigación del estudiante de maestría en Acuicultura que cultivó camarones marinos sin agua de mar

En etapa de evaluación histológica se encuentran los camarones marinos que fueron cultivados en sistemas biofloc y sin agua de mar, como parte de la tesis de maestría de Mitsuaki Ueno Fukura, un joven de descendencia japonesa radicado en Santa Cruz de la Sierra –Bolivia- que adelanta su posgrado en Acuicultura en la Universidad de los Llanos.

Mitsuaki, explicó que la investigación nació con la idea de cultivar camarones marinos de la especie Litopenaeus vannamei en los llanos orientales en condiciones de baja salinidad “esa especie es conocida por su amplia gama de tolerancia a la salinidad que oscila entre el 0,5 y 60 gramos por litro de salinidad, entonces se escogió esta especie para poder evaluar dos salinidades bajas de 4 y 8 gramos por litro”, indicó el estudiante.

La investigación se desarrolló en dos fases, la primera de ellas de pre cría en los primeros 30 días de vida de los camarones y posteriormente la etapa de engorde durante 60 días, para un total de 90 días de la producción de la especie, tiempo que les permitió determinar que sí es posible cultivar camarones marinos en el llano con bajas salinidades siempre y cuando se mantenga el balance iónico correspondiente.

Pese a que existen varias maneras de obtener el agua salinizada, una de ellas transportando el agua de mar desde la costa y trabajar la dilución de salinidades de esta, Mitsuaki con la orientación del docente Felipe Collazos, utilizaron sales comerciales agrícolas de la mina de Upín y la acondicionaron con el balance iónico adecuado, logrando la producción de la especie en el Instituto Acuicultura de los Llanos Orientales.

Mitsuaki, resaltó que “Unas de las ventajas de preparar el agua a partir de condiciones artificiales es que, en los últimos años, el agua donde ellos viven, tiene un alto impacto ambiental y los camarones son de los que tienen mayores enfermedades tanto bacterianas y virales, las cuales viene a partir del agua del mar. Además, la tecnología biofloc es más amigable porque hay reutilización del agua”.

A partir de los resultados de este estudio, que se realizó en tanques de 300 litros de agua, esperan poder escalarlo a un área de producción más grande y que así a futuro los acuicultores puedan tener cultivos de camarones marinos en países como Bolivia que no tienen salida al mar.

Unillanos: el proyecto estratégico más importante de la Orinoquia